965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

       

      Muchos son los medicamentos que pueden producir reacciones adversas no deseadas en nuestra cavidad bucal que pueden dar lugar a problemas o trastornos de salud que deben ser tratados.

       

       

       

       

      Existen diversos medicamentos que suelen provocar frecuentemente el desarrollo de Gingivitis.

      ¿Tomas:

      • metformina para el azúcar
      • enalapril para la tensión
      • o ácido acetilsalicílico (aspirina) a bajas dosis como antiagregante?.

       

      Si la respuesta es afirmativa te recomendamos siempre en uso de una pasta dental (por lo menos) específica para proteger tus encías y evitar problemas mayores.

       

       

      ¿Tomas:

      –              andidepresivos o ansiolíticos?

      Uno de los efectos secundarios de su consumo es producir sequedad de boca (xerostomía). Para ello, y por su efecto instantáneo existen sprays específicos para este problema además de pastas y colutorios. Recomendamos también el consumo frecuente de agua para estar continuamente hidratado.

       

      Realmente existen más de 500 fármacos que pueden producir sequedad de boca además de los antidepresivos y ansiolíticos como son algunos antihipertensivos, antihistamínicos, relajantes musculares, fármacos antiacné, anticonvulsivantes, antiparkinsonianos, broncodilatadores, antimigrañosos y sedantes e hipnóticos.

       

       

      Otros pueden ocasionar el efecto contrario, es decir, un exceso de salivación también llamada Ptialismo o Sialorrea, aunque es muy poco frecuente y no grave, más bien incómodo. Los fármacos que la pueden producir son: pilocarpina, carbacol, neostigmina y fisostigmina.

       

      Las tetraciclinas tomadas durante el desarrollo dental en niños menores de 8 años (es cuando existe más riesgo de que se tiñan permanentemente) ocasionan manchas permanentes en los dientes o durante la segunda mitad del embarazo o lactancia.

       

       

       

       

       

       

      Fármacos inmunosupresores que se utilizan para prevenir rechazo de órganos trasplantados o para el tratamiento de alguna enfermedad autoinmune (vasculitis, artritis reumatoide, colitis ulcerosa, psoriasis o lupus eritematoso) pueden provocar: encías crecidas y sangrantes, sensibilidad, retraso de la erupción dental o alteraciones en la formación de dientes.

       

      Los antihipertensivos, además de la sequedad bucal arriba mencionada pueden ocasionar reacciones liquenoides, crecimiento de las encías o úlceras aftosas.

       

      La fenitoína que se utiliza para la epilepsia puede ocasionar crecimiento descontrolado de las encías.

       

       

      En fin, al ser muchos los medicamentos implicados creemos que, ante un problema bucodental, habría que tener en cuenta siempre los medicamentos que se está tomando el paciente y en los casos que sea necesario, buscar la prescripción médica de alternativas más seguras, si las hubiera.

       

      Esto no quita para que se sigan manteniendo las pautas de una buena higiene dental, como hemos estado viendo en post anteriores, porque en el caso de ser una persona polimedicada o debido a la utilización de algunos de estos medicamentos siempre lo necesitaremos para prevenir o tratar algunos de estos problemas.

       

       

      Esperemos que te haya sido útil todo esto que te hemos contado y el tener en cuenta que dentro de las reacciones adversas de los medicamentos, la salud bucodental puede estar afectada.

      Síguenos en nuestras redes sociales y no dudes en compartir este contenido si te parece adecuado.

       

      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
      Privacidad