965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

El pasado 18 de Abril tuvimos el placer de impartir una charla sobre menopausia a un grupo de mujeres del Centro Cívico “Clara Campoamor” de aquí de Petrer y la verdad es que no pudimos quedar más satisfechas por el acogimiento, por el aforo, por el interés y por el feedback tan positivo que tuvimos y seguimos teniendo! 🙂

 

 

Como el blog lo hemos inaugurado este pasado mes y fue en Febrero cuando tratamos la Menopausia en nuestra #accióndelmes, no queremos dejar de hablar de este tema que tanto interés ha suscitado y suscita, probablemente por el perfil de usuarias que tenemos en nuestra farmacia.

 

Unos de los aspectos que más claro teníamos a la hora de preparar la charla, era dar los conceptos necesarios pero desde un punto de vista positivo. Nuestra intención es clara: si tenemos la información suficiente sobre los temas de salud que evidentemente afectan a nuestra calidad de vida, primero dejaremos de estar asustadas por no saber qué está pasando y segundo podremos entrar en acción tomando medidas sobre cada uno de los síntomas que nos molestan. Esto es empoderamiento femenino y ya que estamos en la era del conocimiento, pues hagámosle honor y dejemos atrás esos años en los que las distintas fases por las que pasaba la mujer eran ocultadas  y vividas desde la vergüenza y el miedo. Lo que más nos gustó de este grupo de mujeres es que a través de las distintas reuniones que hacen, se han abierto a hablar de todos los temas que les preocupan que al fin y al cabo son comunes en todas ellas y lo hacen desde la comprensión, la confianza y además de una forma distendida.

 

Pues empecemos:

 

La MENOPAUSIA es el periodo de la vida de la mujer en el que se producen cambios importantes y según cómo los llevemos van a tener una mayor o menor trascendencia en nuestra vida. Si lo vivimos desde el autoconocimiento y aceptación de nuestro cuerpo y desde la tranquilidad, todo se va a dar mucho mejor.

 

Primero de todo vamos a aclarar conceptos:

  • PERIMENOPAUSIA O CLIMATERIO: periodo caracterizado por el declinar de la función ovárica que condiciona importantes modificaciones de los órganos y se debe al agotamiento de los folículos primordiales del ovario. Paso progresivo del periodo fértil de la mujer al no reproductivo.
  • MENOPAUSIA: cese de la menstruación con 12 meses consecutivos de amenorrea. Se presenta entre los 48 y 51 años. Puede ser precoz (antes de los40-45 años) o tardía (después de los 55 años).

 

FACTORES QUE ACELERAN LA MENOPAUSIA:

  • Tabaco: 1-2 años

FACTORES QUE RETRASAN LA MENOPAUSIA:

  • Comienzo tardío de la primera menstruación (menarquía tardía)
  • Haber tenido varios hijos (multiparidad)
  • Uso tardío de anticonceptivos hormonales
  • Aumento del Índice de Masa Corporal
  •  Herencia genética

 

En la charla también les comentamos a las chicas que existe un test que os podemos hacer en la farmacia para ver la percepción que tenéis de vuestra calidad de vida. Se trata de la “Escala Cervantes”: este cuestionario permite valorar la sintomatología climatérica desde el estado de salud en general, hasta los síntomas psíquicos, sexualidad, relación de pareja y sintomatología vasomotora.

Es importante a la hora de contestar que sepáis que:

-No hay respuestas buenas o malas

-No hay que pensar demasiado para contestar

– Y que por supuesto es confidencial y os atenderemos en la zona personalizada de atención farmacéutica  lejos de los demás usuarios de la farmacia.

IMPORTANTISIMO EN ESTA ETAPA IR AL GINECOLOGO! Porque hay que hacer un cribado de canceres obligatorios.

 

El síntoma más característico y que suele ser el de más motivo de consulta son los sofocos pero es importante saber que también existen otros tanto a corto, medio como a largo plazo y es en estos últimos sobre todo, donde podemos aplicar unas buenas medidas de prevención.

 

¿Qué son los SOFOCOS?:

  • Calores súbitos que pueden durar unos cuantos años después de la menopausia y están relacionados con los cambios en los niveles de estrógeno.
  • Se manifiesta con una repentina sensación de calor en la parte superior del cuerpo o en todo el cuerpo.
  • El rostro y el cuello se enrojecen.
  • Pueden aparecer manchas rojas seguidas por fuertes sudores y escalofríos.
  • En algunos casos pueden provocar despertares nocturnos en la noche que serían los llamados “sudores nocturnos”: fatiga/irritabilidad
  • La mayoría duran entre 30 segundos y 10 minutos. Pueden ocurrir varias veces por hora, unas cuantas veces al día o sólo una o dos veces por semana.
  • Hay un descenso de la Tª corporal y una aceleración transitoria de la frecuencia cardíaca (palpitaciones)

 

El tratamiento para ellos que os podemos dar en la farmacia va a ser:

Fitoestrógenos, como primera elección. Hay que llevar cuidado porque interacciona con la hormona tiroidea, los antiinflamatorios y la aspirina.

– Raíz de Cimífuga Racemosa y Sauzgatillo, como segunda elección.

 

Cuando los sofocos son muy intensos y nos dificultan mucho nuestra calidad de vida y sobre todo estamos en la primera fase de la menopausia puede ser necesario recurrir a un tratamiento farmacológico a base de estrógenos y/o progestágenos (terapia hormonal sustitutiva) o tibolona , gabapentina o paroxetina como alternativa en determinadas mujeres como en casos de antecedentes de cáncer de mama. Decir que la mejoría es muy significativa y que se reduce mucho el riesgo de cáncer de mama que podrían ocasionar si se toman al principio de la menopausia y no más de 5 años.

 

Otros de los síntomas super característicos y que solemos tener consulta sobre el tema todos los días son la SEQUEDAD Y ATROFIA VULVO-VAGINAL, dónde se produce una pérdida de hidratación que provoca malestar, picor, irritación y dispaurenia (dolor durante el coito) y a veces dificultad o dolor al orinar, urgencia miccional, incontinencia e infecciones (en las que es importante diagnosticar si es de origen bacteriana, por hongos o por protozoos). Todo ello es debido a la mala lubricación en esta etapa, la pérdida de pliegues y elasticidad, una capa muscular más fina y además una disminución de flujo sanguíneo.

 

Cuando venís con todos estos síntomas o solemos recomendar una buena crema hidratante, geles o lubricantes y que lo utilicéis de la misma manera que utilizas una hidratante facial: mañana y noche. Para que la zona esté más flexible y no moleste hay que hidratarla todos los días en esta etapa (o antes, si ya presentamos el problema). Por supuesto, el tratamiento debe ir acompañado de una limpieza con un gel específico y sin abusar de los jabones y el uso de compresas de algodón 100% orgánico si se utilizan.

 

Si aún así se siguen notando molestias puede ser necesario recurrir al médico para que te prescriba un tratamiento farmacológico hormonal a base de estrógenos naturales en dosis bajas de vía vaginal como colpotrofín, ovestinon, blissel o vagifem.

 

Otros síntomas son:

–  INSOMNIO

–  NERVIOSISMO Y ESTRÉS

–  CAMBIOS DE HUMOR Y DECAIMIENTO

–  DISMINUCIÓN DE LA LIBIDO

 

En todos estos casos podemos recurrir al uso de las plantas medicinales y los complementos alimenticios:

  • Melatonina, para inducir el sueño, plantas relajantes como la Valeriana, Pasiflora, Amapola de California, Triptófano para la ansiedad y depresión, Cafeína para el decaimiento y la atención, Vitamina B6 para la fatiga y, por último las plantas del deseo y la excitación como son: Maca andina, Rodiola y Ginkgo.

Por último, tenemos las patologías asociadas que se pueden dar a largo plazo sobre todo cuando no tomamos medidas preventivas con antelación:

 

– PROBLEMAS CARDIOVASCULARES

– OSTEOPOROSIS

– SOBREPESO Y OBESIDAD

 

Evidentemente, cuidarse hay que hacerlo siempre pero si queremos ir cumpliendo años sin renunciar a una buena calidad de vida hay que tener unos buenos hábitos:

  • La alimentación el pilar más importante. Nosotros aquí en la farmacia contamos con el servicio de asesoramiento nutricional enseñando a comer a las personas que lo solicitan, pero básicamente es algo que está presente en casi todas nuestras dispensaciones o servicios (como cuando realizamos el cálculo del riesgo cardiovascular o simplemente os analizamos la glucosa). Nos gusta explicaros cómo comer a través del plato de Harvard que es muy visual y aquí os lo dejamos:

 

  • Unido a una buena alimentación con la elección de comida saludable está la práctica del ejercicio físico…caminar, yoga, pilates, estiramientos….Muévete todos los días aunque sólo sea un ratito, además de controlar mejor el peso te vendrá muy buen para vencer el estrés o irritabilidad propia de esta época, así como el decaimiento y la depresión. Recuerda que el deporte es unos de los mejores antidepresivos!! Además el ejercicio físico es ideal para nuestros huesos y evitar la osteoporosis.

 

  • Además puedes tomar los complementos alimenticios que te sirven de ayuda en todas estas patologías como el Omega 3 , colágeno, calcio, magnesio, los condroprotectores (condroitina, glucosamina y ácido hialurónico) y la cúrcuma.

 

Bueno, pues os hemos hecho todo un repaso a los aspectos más fundamentales de esta época de la vida de la mujer. Esperamos que os haya servido para aclarar dudas y si os surge alguna más nos podéis dejar algún comentario y estaremos encantados de contestaros.

Las fotos que os hemos ido poniendo en el post corresponden a productos de marcas con las que solemos trabajar en  nuestra farmacia pero por supuesto hay muchísimas más. Como siempre os decimos, no es cuestión de tomarse todos los complementos o plantas medicinales a la vez, sino ir priorizando síntomas y desde ahí empezar a actuar. Productos hay muchos y por eso, si nos consultáis analizaremos el que mejor se adapte a vosotras en este momento. Os suena la frase de: consulte con su farmacéutico…???.Pues eso! 😉

Por último, y como queríamos concluir toda esta exposición con una visión positiva de la menopausia os dejamos un extracto del libro “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”, de la ginecóloga estadounidense  Christiane Northrup con el que dimos fin a la charla con ese maravilloso grupo de mujeres . No olvidéis dejarnos vuestros comentarios 😉

 

 

* Este post lo hemos escrito con la ayuda del curso que hay ahora mismo en Campus Sefac de»Atención a la perimenopausia en la oficina de Farmacia».