965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

       

      La mayoría de las personas que trabajamos en esta farmacia somos mujeres. Vamos que solo hay un chico 😉  y la gran mayoría de pacientes nuestros y, en general, de personas que frecuentan las oficinas de farmacia también pertenecen al sexo femenino, así que no es de extrañar que lo que os vamos a contar tanto en este post como en los sucesivos, sea sobre uno de los temas más consultados en las boticas como es todo lo que afecta a nuestra salud sexual y ginecológica, por lo que vemos una información muy interesante e importante la que os vamos a tratar de transmitir.

      Y por lo primero que queremos empezar es por nuestro ciclo menstrual y los trastornos asociados a éste.

       

      Puede ser que cuando ya no tengamos nuestra menstruación la echemos de menos, pero lo cierto es que mientras tanto y en una sociedad como la nuestra que nos exige a las mujeres estar al 100%, estemos en el día de nuestro periodo en el que estemos, tener que lidiar con molestias y dolores es algo poco menos que complicado.

       

      En una sociedad más consciente las mujeres deberían bajar el ritmo los días de sangrado porque su cuerpo está en esos menesteres y no pasa nada…, porque luego tenemos semanas que nos comemos el mundo a bocados. Todo llegará compañeras!

       

      De momento aquí os dejamos con los dos trastornos más frecuentes asociados a la menstruación como es el dolor menstrual y el síndrome premenstrual y  una serie de consejos  para cada uno de ellos como mujeres resolutivas y farmacéuticas que somos 😉

       

      DISMENORREA O DOLOR MENSTRUAL

       

      Se define como un dolor de tipo cólico originado en el abdomen y en ocasiones también en la zona lumbosacra, que suele aparecer antes o durante la menstruación. Afecta a la mitad de las mujeres en edad reproductiva, y aunque no suele ser intenso puede afectar a la calidad de vida de la mujer.

      Otros síntomas pueden ser:

      • cefalea menstrual, náuseas y vómitos
      • astenia
      • diarrea

       

       

       

       

      Hay dos tipos de dolores menstruales:

      • Dismenorrea primaria que es de la que vamos a tratar en este post.

       

      • Dismenorrea secundaria que lo dejaremos para otro momento, ya que este dolor puede deberse a un problema uterino (como enfermedad pélvica inflamatoria o estenosis cervical), a un dispositivo intrauterino (DIU), o a una patología extrauterina (como endometriosis o quistes ováricos). Este dolor empeora con la edad y su intensidad depende del motivo o de la patología asociada.

       

      DISMENORREA PRIMARIA O ESPASMÓDICA

       

      Los cólicos menstruales pueden ser realmente incómodos y dolorosos, pero se producen por una razón. Durante el periodo menstrual, el útero se contrae (se comprime). Esto hace que el revestimiento del útero se separe de las paredes y salga del cuerpo. Cuando el útero se contrae de esta manera ayuda a que la sangre del periodo menstrual salga por la vagina.

      La mayoría de las personas tienen cólicos durante el periodo en algún momento de la vida. Suelen sentir un dolor punzante en la parte baja del abdomen. Este dolor puede empezar unos días antes que llegue el periodo menstrual y, a veces, se mantiene durante este. Los cólicos menstruales suelen ser peores durante los primeros días del periodo, momento en que el flujo es más abundante.

      A medida que pasa el tiempo, el periodo puede volverse más o menos doloroso. En muchos casos, los cólicos se vuelven más leves a medida que envejecen.

       

      ¿Qué ayuda a combatir los cólicos menstruales?

       

      Pueden ser dolorosos e irritantes, pero son supercomunes, y hay muchas formas de tratarlos. Os contamos cómo podemos aliviarlo:

      • Aplicar calor seco en la zona en la que se siente dolor (por ejemplo, con parches térmicos, un saco de semillas o una manta eléctrica). Otra alternativa es realizar baños calientes y relajantes.
      • Masajear la zona en la que se siente dolor o buscar una postura cómoda suele mitigar el dolor.
      • Practicar ejercicio físico de manera regular reduce la sensación de hinchazón y mejora el flujo sanguíneo.
      • Plantas relajantes y antiinflamatorias como la manzanilla o la canela. El aceite de soja, el de onagra, las vitaminas B1, B6 y E, y los ácidos grasos omega 3.
      • Antiinflamatorios/analgésicos por vía oral: Ibuprofeno, Naproxeno o Paracetamol, los podemos encontrar solos o junto a Vitamina C o Cafeína que potencian su efecto.
      • Anticonceptivos hormonales. De primera elección si existe una mala tolerancia a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o en pacientes que también deseen evitar el embarazo.

       

      SÍNDROME PREMENSTRUAL (SPM)

       

      El 80-90% de las mujeres refieren algún síntoma físico o emocional en los últimos 7-10 días del ciclo, que desaparecen con la menstruación. Se han descrito hasta 150 síntomas relacionados con el SPM, que según el grado de afectación pueden repercutir de forma muy negativa en la calidad de vida de la mujer.

       

       

       

      Aunque no existe una causa determinada que explique el origen del SPM, se acepta que es un trastorno psicoendocrino relacionado con los esteroides ováricos, ya que cuando se suprimen (ya sea por medicación o durante el embarazo y la menopausia), estos síntomas desaparecen en una gran parte.

       

      En el SPM tienen un papel importante las variaciones en la secreción de serotonina, un neurotransmisor que, a nivel cerebral, influye en los cambios de humor y regula el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito, la digestión, el sueño, la memoria, el deseo y la función sexual.

       

      Es importante señalar que la presencia de algún síntoma leve o incomodidad premenstrual se considera normal, siempre y cuando no interfieran de un modo significativo en la vida diaria de la mujer.

       

      La certeza diagnóstica viene dada por la aparición cíclica de los síntomas con respecto a la menstruación. Se recomienda un registro prospectivo de síntomas durante al menos 3 meses para realizar una valoración adecuada y poder hacer las recomendaciones pertinentes.

       

       

      ¿Cómo podemos combatir el síndrome premenstrual?

       

      • Con suplementos nutricionales y fitoterapia: Calcio, Vitamina B6, Triptófano, Magnesio, Aceite de onagra, Extracto de Vitex Agnus-Castus.
      • Ejercicio físico regular: 3 veces/semana tipo aeróbico.
      • Evitar consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco.
      • Alimentación rica en verduras y frutas y baja en grasas.
      • Evitar alimentos con sal y azúcar y bebidas con cafeína durante las 2 semanas previas a la menstruación puede reducir muchos síntomas del SPM.
      • Dormir al menos 8 horas cada noche. La falta de sueño está vinculada a la depresión y a la ansiedad, y puede empeorar los síntomas del SPM.
      • Técnicas de relajación: yoga, meditación, mindfulness, etc.

       

      También existe  tratamiento farmacológico que dependiendo de los síntomas referidos, se empleará uno u otro y siempre bajo prescripción médica:

      • Migraña: sumatriptán, propranolol
      • Las benzodiacepinas en dosis bajas disminuyen la ansiedad, pero en tratamientos prolongados pueden generar dependencia.
      • El tratamiento hormonal y la inhibición ovárica han sido muy utilizados como tratamiento del SPM, pero su respuesta es muy variable, pudiendo incluso empeorarlo.

       

      Para que un médico diagnostique oficialmente este síndrome, debes tener esos síntomas durante, al menos, 3 meses consecutivos. Deben comenzar 5 días antes de tu periodo menstrual e interferir en tus actividades normales, como el estudio, el trabajo o el ejercicio. Si piensas que tienes síndrome premenstrual, lleva un registro de tu periodo y de los síntomas diarios durante, al menos, 2 o 3 meses.

       

      Y, por supuesto no te olvides de tu revisión anual de ginecología para asegurarte que todo anda bien.

       

       

      Esperamos que te haya resultado útil este post así que te animamos a compartirlo con quién creas que le pueda ser de utilidad.

      Podéis dejarnos vuestros comentarios en este espacio a a través de nuestras redes sociales.

      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
      Privacidad