965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

…Y así se presentó la tarde noche del tercer día de colegio en casa…:”Cariño, tienes piojos, toca hacerte el tratamiento y lavar a los peluches que duermen contigo…incluida Lulú”.

 

No sabemos qué está pasando pero últimamente la cosa va de bichos…Después de un verano intenso de picaduras de mosquitos donde hemos llegado a la conclusión de que ha habido una mutación en éstos o algo así, porque la cosa no ha sido normal, ahora llegan los piojos.Bueno, realmente llevamos todo el verano con solicitudes de anti piojos, así que no ha sido solo por el inicio del curso pero ya sabéis, hay que darle un toque de emoción al post que si no nos aburrimos.

Como en otras ocasiones al llegar este mes, hemos aprovechado nuestras redes sociales para lanzaros información al respecto… ¿y qué ha ocurrido además?, pues que aquí una servidora, encargada de escribir este artículo, lo ha sufrido en sus propias carnes, bueno mejor dicho en la “carne de mi carne”, o sea, en mi peque de 6 años. ( Estoy planteándome el decirle a la jefa que dejo de hablar de problemas de salud que los atraigo todos….,colará???).

…¿Cómo puede ser?, ¿si hace solo tres días que ha empezado el cole?, ¿ya?…Lo cierto, es que hace dos años también le pasó y justo en la primera semana de curso, así que aún me echo más las manos a la cabeza (sin piojos, por cierto……menos mal!) preguntándome cómo he vuelto a tropezar con la misma piedra (yo, y el padre de la criatura, claro está, que dicho sea de paso, también es farmacéutico, cosa que me vino genial cuando le mandé el wasap: “tráete algo para los piojos  que esta noche toca fiesta”).

cariño tienes piojos

 

ERRORES QUE COMETÍ AL NO DARME CUENTA QUE TENÍA PIOJOS ANTES DE COMENZAR EL COLE:

 

  • La pillé rascándose varias veces la cabeza  la semana antes de empezar el curso, pero así como si nada, y me dijo que le molestaba la diadema. ERROR 1: a la segunda vez que la vi rascarse tenía que haberle revisado.

 

  • No os voy a engañar: a la segunda o tercera vez que se rascaba (que solo era de vez en cuando) pensé en la posibilidad de los piojos pero estábamos en nuestra semana de vacaciones familiares y aún no había empezado el curso y no estuvo con niños así de continuo…salvo dos cumples y un ratito de parque de bolas…., claro!: ERROR 2: no haber analizado bien la exposición…Sí estuvo con niños, pocos días, poco rato, pero suficiente.

 

  • Las recomendaciones que se suelen dar para la vuelta al cole son la revisión periódica como medida de prevención.  ERROR 3: No hacer caso de estas medidas y revisar al menos una vez a la semana y con un peine de detección la cabeza de mi peque porque aunque estas recomendaciones se suelen dar al comienzo de las clases,  si los niños están en campamentos o pasan alguna semana en el pueblo de los abuelos haciendo comuna con una docena de primas (también en este caso), pues como que no hubiera estado de más haberle pegado una miradita.

 

COMO SUPE QUE LOS PIOJOS NO LOS TRAJO DEL COLE

 

Después de haber detectado a estos simpáticos bichillos rondándole su cabeza y detectar algunas liendres, éstas estaban a cierta distancia ya de la raíz del cabello. Además encontré piojos de varios tamaños nacidos de esas liendres ya vacías y por eso llegué a la conclusión de que los tenía antes de empezar el cole (eso y el haber recordado que se había rascado, claro). Una vez que un piojo hembra llega a otra cabeza  puede poner hasta 8 huevos diarios pegaditos a la raíz del cabello porque necesita calorcito del bueno y humedad. Cuánto más alejados estén de ésta menos reciente es la infestación.

Eso sí, mientras le estaba haciendo el tratamiento y cumplíamos el tiempo necesario con el gorro  puesto, entretenida ella con su serie preferida de Netflix, les mandé mensaje de wasap al grupo de mamis de la clase de mi peque y les comuniqué lo encontrado.

Sí, me parece lo adecuado y no meramente comunicarlo en el cole porque si esa misma tarde/noche tod@s inspeccionamos las lindas cabecitas de nuestros hij@os  pues atajamos el problema de cuajo y frenamos el contagio. Claro que también les mandé una advertencia camufladilla sobre prejuicios absurdos y nada de excluir a mi peque de nada…que falta de información aún la hay y genial porque a mi petunia nadie le dijo nada. Gracias por avisar y fin de la historia. Eso sí, si alguno más ha tenido piojos en clase…eso nunca se supo. ;).

 

RESUMEN DE MI PLAN DE ACCIÓN

 

  1. Piojos muertos con cantidad abundante de producto, bien extendido y utilizando el gorro de plástico del envase (también se puede aplicar papel film a modo “cara cono” para que no quede piojo vivo) un ratito más del que pone en las instrucciones del envase y lendrera pasada para eliminar piojos muertos y liendres.
  2. Clase avisada.
  3. Diversión máxima lavando peluches (Lulú es su peluche favorito), sábanas, ropa, pijama, toallas, aspirando los sofás….
  4. Al día siguiente al cole con una coleta bien estirada y tratamiento repelente añadido para que no los vuelva a coger.
  5. Y durante esa semana revisión con lendrera cada dos días quitando liendres y repetiremos  el tratamiento a la semana o como mucho diez días después.
  6. Y lo más importante: lección aprendida (que somos profesionales pero no perfectos), peine de detección en mano para revisar cada semana y confiemos que si se da otro caso más nos avisemos para estar más prevenida si cabe. Estoy segura, que si esto se hiciera así, ganaríamos muchas batallas en la lucha contra los piojos.

 

COSAS IMPORTANTES QUE RECORDAR SOBRE LOS PIOJOS

 

– hay más piojos que nunca y se contagian de manera muy veloz.

– es más frecuente en niñas por su forma de jugar y por el cabello más largo que suelen llevar  y también es más frecuente en niños con hermanos, obvio.

– el piojo de la cabeza (pediculus humanus capitis) solo afecta a la cabeza y no está relacionado con malos hábitos higiénicos, al contrario, los piojos alucinan con cabellos que huelan bien.

– los piojos solo parasitan a las personas porque se alimentan de sangre humana. Los animales no contagian.

– el contagio es cabeza a cabeza. Los piojos no saltan ni vuelan pero corren que da gusto.

– llevar cuidado con gorros, bufandas, gomas del pelo, peines, peluches, ropa de cama, toallas…porque aunque es poco frecuente también puede haber algún piojo rondando por allí, aunque éstos no sobreviven más de 24-48 horas fuera de la cabeza humana. Se lava todo con agua calentita o se mete en una bolsa cerrada dos días. Es muy difícil que se transmitan por el agua o por la arena.

– en la cabeza los piojos pueden vivir hasta 50 días.

– los piojos hembra ponen de 4 a 8 huevos al día. Esos huevos se llaman liendres y de ellos nacerán las ninfas, que son los piojos jóvenes. Podemos encontrar piojos de unos cuatro tamaños según lo joven o adulto que sea.

– las reinfestaciones suelen darse por fallo en la aplicación del tratamiento y por el abandono de la segunda aplicación a los 7-10 días.

 

Y nada más, fin de la historia. No dudéis en consultarnos sobre este tema que nos trae tan de cabeza a los padres y en los colegios. La información es la mejor prevención y en la farmacia os aconsejaremos el producto que mejor se adapte al paciente en cuestión (normalmente los peques, pero nosotros no estamos libres de contagio) y sobre todo trataremos de instruiros sobre la forma de aplicación correcta y sobre cómo prevenir futuras infestaciones.

Esperemos que hayáis tenido una feliz vuelta al cole, si es posible, ¡sin piojos!.

No olvides seguirnos en nuestras redes y dejarnos alguna duda o comentario sobre este post o sobre lo que queráis!.

 

Natalia Gras (Farmacéutica)

 

Fotos: pixabay