965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

Si te han recetado un anticoagulante oral (Sintrom, Eliquis, Pradaxa, Lixiana…) es probable que te hayas hecho esta pregunta: ¿y ahora qué?.

Los anticoagulantes orales actúan haciendo que la sangre tarde más tiempo en coagular, y aunque no pueden disolver los coágulos, si pueden impedir que éstos se agranden y causen problemas más serios.

Las trombosis (formación de coágulos dentro de las cavidades del corazón o de los vasos sanguíneos) o las embolias (taponamiento de un vaso tras desprenderse un trombo) son los problemas que los anticoagulantes previenen.

Como hemos dicho es un tratamiento preventivo pero no curativo, porque disminuye el riesgo de sufrir trombosis, pero a costa de un pequeño riesgo hemorrágico.

Si estás tomando un anticoagulante porque ya has sufrido una trombosis, o porque simplemente tienes un elevado riesgo de presentarla, te surgirán innumerables dudas, seguro que el post de nuestro compañero de Farmaslink Baltasar Pons de el Blog del Hipertenso  “Recomensaciones para pacientes anticoagulados”  te será muy útil.