965 370 640 | 674 265 768 info@farmaherrero.com

Lo primero que hay que hacer es mantener la calma, pues la mayoría de sangrados tienen la apariencia de ser más graves de lo que realmente son.

Una vez estemos calmados, la cabeza siempre debe estar inclinada hacia adelante, por 2 razones principalmente:

  1. Mantener la cabeza encima del nivel del corazón ayudará a disminuir el sangrado.
  2. Para que la sangre salga por la nariz y no vaya hacia atrás, por tu garganta. Si te inclinas para atrás, te tragarás su propia sangre y esto puede causar nauseas, vómitos y diarrea.

Además, usa tu pulgar y dedo índice para presionar la parte suave de tu nariz,  ponte una bolsa de hielo por encima de los huesos de la nariz y una vez que el sangrado haya parado, no hagas nada que pueda hacer que el sangrado empiece de nuevo, como agacharte o inclinar la cabeza hacia abajo, sonarte la nariz, estornudos violentos, hacer ejercicio físico intenso.

La nariz sangra fácilmente porque tiene muchos vasos sanguíneos que ayudan a calentar y humedecer el aire que respira. Estos vasos se encuentran muy cerca de la superficie y son fáciles de lesionar.

Si quieres ampliar la información sobre este tema visita este post de nuestra compañera de Boticonsejos